Google+

jueves, 24 de noviembre de 2016

Un lugar llamado Paraiso

Kapas verano 2016

Rubén, Susana y Duna, esos catalanes tan viajeros con quien tan buenos ratos hemos pasado desde el primer día que llegamos a la isla.

Los chicos argentinos que se buscaban la vida en Nueva Zelanda.

Cesar el ingeniero químico argentino que se busca la vida en Nueva Zelanda fregando platos para mejorar su inglés y poder trabajar de lo suyo en Australia o cualquier país que quiera un chaval honrado, trabajador y bien preparado. Con él aprendimos mucho de la situación en su país, bastante similar a la nuestra actualmente.

Paula y Sergio, los chicos de Vizcaya que habían dejado todo atrás y se iban un año a Australia a mejorar su inglés.

Sergio e Isabel, dos zaragozanos que encontraron aquí su paraíso.

Toni Rodenas de www.conmochila.com que nos recibió con los brazos abiertos y dispuestos a compartir sin ningún tipo de cortapisas su pequeño trozo de mundo.

Kayan y Daniela los jefes, Ana y Ceki los cocineros, Brocoli y Sha.... Nos hicieron la estancia sumamente agradable.

Todos ellos formaron parte de nuestra gran familia en una isla poco desconocida, hasta que el mundo bloguero y el boca a boca la han puesto en circulación.

Según nos contaban, hace un año había la mitad de la gente que hay ahora, y unos cuantos antes....nadie.
Todos ponen su esperanza en el pacto de silencio de quien pasa por aquí y se convierte en parte de esa familia especial, y en la voluntad de un sultán, dueño de la isla, de mantenerla como hasta ahora y no caer en el desmedido afán por construir y desbordar el lugar hasta acabar con su alma, con su arena y con sus corales.

Aquí hemos pasado una semana que nunca olvidaremos, entre paseos, baños, charlas a la luz de la luna y grandes dosis de disfrute de no hacer nada más que contemplar.

Nos hemos sentido vivos y grandes ecologistas, poniendo nuestro granito de arena en salvar los corales de la destrucción que nosotros mismos estamos provocando.

Hemos jugado a ser "vegis" por unos días y si, hemos bebido mucha cerveza para celebrar la vida.

Nos os voy a contar donde se come mejor o peor, o si elegir una u otra guesthouse. No os contaré tampoco cómo llegar hasta aquí o cuáles son los mejores lugares para hacer snorkel o dónde se ven fácilmente enormes tiburones.
No hablaré de lo que hacíamos en esas largas tardes de relax, mientras esperábamos  a ver la puesta del sol.

Intentaré así mantener este secreto a voces que nos trajo hasta este pedazo de paraíso en la tierra.

Estos han sido sin duda, de los mejores días que hemos pasado viajando.

martes, 3 de mayo de 2016

Visitando los arrozales de la columna del dragón en Longsheng.

Después de unos fantásticos días en Yangshuo, tocaba seguir camino en nuestra #Rutadelescape 2014.
Al norte de la provincia de Guilin se encuentran las tierras altas donde la belleza de los cultivos en terraza de arroz ha hecho de este lugar visita imprescindible en toda ruta que se precie por China. Esta parte del país se conoce como los bancales de la columna del dragón, por la forma de los surcos de los arrozales que recuerdan a las escamas de la piel de los dragones. La mejor época del año para disfrutar de este espectáculo es sin duda tras la época de lluvias estival,  ya que encontraremos estas terrazas en su máximo esplendor.

domingo, 10 de abril de 2016

Hiroshima y Miyajima

No está mal empezar el año metidos de lleno en lo que más nos apasiona. La mañana del 1 de Enero de 2016 nos reservaba grandes acontecimientos.
Nos levantamos temprano, hacía una mañana espectacular. Dejamos nuestro hotel en Kyoto y nos pusimos en camino hacia Kyoto Station, a tan sólo unos minutos.
 
A las 8:00 h estábamos sentados en nuestros asientos del Shinkansen Hikari 493 con destino a Hiroshima, nuestra siguiente parada. Desde el tren pudimos felicitar el Año Nuevo a nuestras familias vía Skype, me encanta hacer estas cosas especiales cuando viajo.
 
Hiroshima es un ciudad tristemente conocida por el holocausto nuclear que la devastó sin piedad en Agosto de 1945. Esta ciudad fue totalmente reconstruida y alberga algunos de los monumentos en memoria de las victimas más conocidos. En un brevísimo paseo íbamos a conocer un poco más de la parte más oscura de la historia de nuestro pasado.
 
Justo frente a la estación del JR de Hiroshima se encuentran numeradas las dársenas del tranvía que nos llevarán hasta en centro de la ciudad donde se encuentran los puntos de obligada visita a la ciudad. Podemos tomar el tranvía nº 2 o el nº 6 (160Y) y debemos bajarnos en Gebakudo Mae, junto al edificio conmemorativo del holocausto nuclear , conocido como Cúpula Bomba A y que da entrada al Parque Memorial de la Paz.
 


miércoles, 24 de febrero de 2016

Visitando los Alpes Japoneses. Takayama y Shirakawago

Nos levantamos temprano esa mañana. Hicimos el check out en el Shin Osaka Hotel y cruzamos la calle para entrar en la estación del JR. 

A las 7:05am, con puntualidad exquisita, partía el Shinkansen Hikari 508.

El trayecto desde Osaka es realmente bonito, pronto vamos dejando la ciudad para adentrarnos en los valles, ríos y montañas de esta zona de Japón. A las 10:55 llegábamos a Takayama.

La estación de Takayama se encuentra al sur de la ciudad. Desde allí caminamos un par de minutos hasta nuestro Hotel K´s House Takayama. Dejamos nuestras mochilas y salimos corriendo a coger el Nohi-Bus de las 11:50 hacia la aldea de Shirakawago, a menos de una hora de camino. La estación de autobús de Takayama se encuentra justo al lado de la estación de tren. Los tickets de ida y vuelta nos costaron 4400 Y por cabeza.

miércoles, 17 de febrero de 2016

Conociendo la Sierra Alicantina. Subida al Puig Campana

Puig Campana desde el Parking
Habrán sido más de mil las veces que he imaginado subir esta montaña viajando por la autovía camino de Benidorm.
Mientras conducía buscaba la mejor vía hasta la cumbre e imaginaba las vistas desde la cima. Esa montaña se convirtió en uno de mis sueños de juventud, como ese inocente enamoramiento de la maestra que luego siempre te acuerdas entre risas, ya me entendéis. 
Tanto me reconfortaba esta idea y tan grato se me hacía el viaje hasta la playa pensando en ella que, nunca intenté su subida, quizás por el miedo a perder esa ilusión.
 Por otro lado, esta situación actual de incertidumbre física sobre lo que puedo o no puedo hacer, si me queda mucho tiempo en la montaña o mis rodillas están diciendo ¡basta ya!, y el miedo a que esta intensa unión, este matrimonio con la sierra albaceteña pudiera ser pasto de la rutina, me llevó tener una aventura con esta parte de la sierra de Alicante.