Google+

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Pueblos flotantes de Kampong Chhnnang

Kampong ChhnnangTeníamos pensado pasar unos quince días en Camboya, país en el que aterrizamos en vuelo de Air Asia Bangkok - Phnom Pehn, para una estancia de dos o tres días en la capital.  Desde allí todo estaba abierto a una semana vista de llegar a Siem Reap.

Nuestra visita a la capital del Reino de Cambodia terminó en la estación de autobuses de Sorya Transport a las 9 de la mañana, momento en que embarcamos con destino a un pequeño pueblito del que habíamos sabido gracias a los blogs que consultados en la preparación de nuestra Ruta del Escape.

Nuestro billete nos costó unos tres dólares por cabeza incluido el duro karaoke camboyano en el precio del billete. En unas tres horas, con parada incluida para que el almuerzo del conductor, llegamos a nuestro destino.
Kampong Chhnnang es una pequeña aldea de pescadores situada a medio camino entre Phnom Pehn y la más conocida Batambang, en dirección por carretera hacia la ciudad de Siem Reap, punto final de la ruta prevista por Camboya.

- Es importante no confundir Kampong Chhnnang (pronunciado Kompon Chenan), con Kampong Chnang (Kompon Cham) que es otro pueblo más conocido por los locales pero que no está en dirección a Siem Reap y nos llevaría en dirección errónea, aseguraros si quereis venir hasta este bonito lugar de que es el deseado -

Dos cosas pueden traer al viajero hasta este pequeño pero impactante lugar. Visitar los pueblos flotantes existentes a orilla del Tonle Sap y conocer de cerca la famosa cerámica del lugar que desde aquí es exportada a todos los rincones del país.

Pensamos que poder visitar estos pueblos flotantes en lugar de otros como Chong Kneas presentaba algunas ventajas. En primer lugar no tienes que hacer 40 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta desde Siem Reap como en el caso de Chong, están pegados al muelle de Kampong, y en segundo lugar no están apenas explotados por el turismo lo cual los hace mucho más interesantes.

A medida que vas entrando en el pueblo puedes ver, a la derecha de la carretera, los dos hoteles que hay en el pueblo. Kampong Chhnnang es un lugar poco frecuentado por turistas, siendo estos hoteles el destino principal de personas que, en viaje de trabajo hacen aquí un alto en el camino.

La parada del autobús está algo más adelante de una plaza con una gran escultura conmemorativa en el centro. Solamente nos bajamos cuatro personas del autobús, momento en el que fuimos recibidos por un grupo de hombres quién, de manera muy amable, se ofrecieron a llevarnos al hotel en su tuk tuk.

Después de hablar en un inglés muy básico (por parte de los dos), uno de ellos nos acompañó cruzando la calle hasta una  ínfima a la vez que encantadora minioficina formada por una mesa, dos sillas de plástico y un viejo teléfono. Allí esperamos unos minutos a la llegada de un chaval de lo más encantador que nos proporcionó los billetes hacia Batambang para la mañana siguiente.

Desde allí, le pedimos a nuestro improvisado guía que nos llevara hasta uno de los hoteles que vimos a la entrada del pueblo, el precio convenido para ello fue de 1$.

Elegimos el Hotel Sovann Phum , un antiguo edificio colonial restaurado todo de madera, muy luminoso y con techos muy altos. 14$ fue el precio por una amplia habitación doble con aire acondicionado y cuarto de baño completo que nos dejó gratamente sorprendidos.

Sería sobre la una de la tarde de manera que decidimos comer en el bar que había justo al lado del hotel para aprovechar el resto del día. Nuestro chófer y guía nos estaba esperando en la puerta del hotel para ofrecernos las posibles visitas de la zona. El precio final que pactamos fue de 15$ por estar con nosotros toda la jornada y llevarnos de nuevo al bus a la mañana siguiente. Tras la comida, empezamos la visita.

Montados en el tuk tuk salimos en dirección al muelle. Allí encontramos a un viejo barquero quién nos ofreció la posibilidad de realizar la visita a los pueblos flotantes de Chong Kos al noroeste y Phoum Kandal al este, formado éste último principalmente por refugiados de origen vietnamita, según el mismo nos trató de explicar.  El precio pactado fue de 8$ por dos horas de recorrido a través de los canales de ambos poblados, de manera que sin perder más tiempo, subimos a su destartalada canoa de madera y emprendimos el corto camino hacia los canales.

Pueblos flotantes

Pueblos flotantes

Kampong Chhnnang

Anduvimos navegando por entre los canales de estos dos poblados flotantes, comprobando in situ la forma de vivir de estas gentes, una vida humilde pero adaptada a la vida moderna, con móviles, electricidad y hasta antenas parabólicas en algunas de las casas.
Durante todo el recorrido éramos saludados por la mayoría de sus habitantes y fue realmente una gozada el sentir el afecto con que éramos recibidos, sobretodo por los niños, cuya alegría nos era a cada momento contagiada. Algunas de las más bellas imágenes de nuestro viaje corresponden a esta visita fluvial.

Kampong Chhnnang

Al término del paseo, nuestro barquero nos dejó de nuevo en el muelle, donde estaba nuestro guía tuktukero esperando para llevarnos a hacer un recorrido por el pueblo y los alrededores. Pasamos junto al gran mercado central de Psar Leu que estaba repleto de gente, y cruzamos por una de las calles principales donde los niños jugaban con los monos que estaban en los árboles aledaños.


Visita a Kampong

Caminando entre arrozales de intensos colores enmarcados entre gigantes palmeras de un verde profundo llegamos al poblado de Odong Rossey cuyas gentes se dedican a la fabricación de cerámica artesanal. Pasamos a varias de las casas y nos enseñaron cómo trabajaban la arcilla y la forma de cocerla con hornos de cáscara de arroz en el interior mismo de sus viviendas.

Visita a Kampong

Kampong Chhnnang

Por los caminos entre las casas, podíamos contemplar como es la vida en este lugar, rebaños de ovejas o de vacas inundaban de cuando en cuando los caminos.

Visita a kampong

Kampong Chhnnang

La tarde terminó con una tremenda tormenta que descargó sobre nosotros durante el camino de vuelta hasta nuestro hotel.

Visita a kampong


A la mañana siguiente salíamos puntuales hacia nuestro siguiente destino, la ciudad de Batambang.

Postamigo

aldeas flotantes de Camboya En el camino con Moonflower.

Viaje a la ruta del antiguo imperio Khmer Miguel en ruta.


   

6 comentarios:

  1. Me encantan estas imagenes viendo el día a día de la gente en este tipo de pueblos flotantes. Para ellos son cotidianas y para nosotros fascinantes. Qué ganas le tengo al sudeste!! :)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Preciosas las fotos! Me apunto este lugar, si algún dia vuelvo a Camboya iré seguro!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Te aseguro Més que es uno de los lugares más especiales en los que he estado. Gracias por tu comentario.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho la penúltima foto, menudo contraste de verde y marrón! Muy buen relato. Saludos y felices viajes

    ResponderEliminar
  5. Este es sin duda el sitio más especial de nuestra estancia en Camboya, muchas gracias por vuestros comentarios. Un saludo.

    ResponderEliminar