Google+

lunes, 21 de mayo de 2012

Morro de Sao Paulo, una Isla de ensueño. Para Vero Travel

Brasil-30
No lo sueñes y busca tu isla
Cuantas veces habremos pensado..... lo que daría por estar en una lejana isla tropical, con preciosas playas de fina y blanca arena, mecidos en la orilla por el suave movimiento de esas cálidas y cristalinas aguas, mientras sientes la más que agradable sensación de los rayos del sol posándose sobre la piel....... Eso mismo estaba pensando yo una tarde de finales de Julio en Guadalajara, sentado delante del ordenador y asfixiado por el seco calor del asfalto. En el edificio de al lado sonaba la música de una charanga popular que ensayaba para las próximas fiestas locales y noté que el ritmo de los timbales movía mis pies.....
De pronto lo vi claro. Brasil, me largo a Brasil...... Unos días después volábamos rumbo a Salvador de Bahía, sin apenas habernos documentado de nada como lo hacemos siempre que planteamos un nuevo proyecto, mirando y remirando foros y blogs de viajeros que nos acercan, a través de sus vivencias, a nuestro soñado destino. esta vez íbamos vírgenes de todo tipo de conocimiento.
Brasil-2
Salvador de Bahía
Nos alojamos en un céntrico hotel cuyo nombre no he logrado recordar, tomando este lugar como campo base de esta nueva aventura. La idea era pasar allí unos días conociendo la ciudad, empaparnos de su herencia cultural portuguesa, africana e india principalmente, conocer algo de su arquitectura, de su gastronomía y sobretodo de la alegría de su gente, su música y su baile.

Salvador es por el día una ciudad cien por cien segura, puedes pasear sin problemas por sus calles y recorrer su casco histórico o la zona del Mercado Modelo sin ningún tipo de problemas. Por la noche es también un sitio seguro si no sales de las zonas centrales de la ciudad. Lo mejor sin duda de nuestra estancia aquí fue la noche en Bahía, es especial, desde el hotel se puede escuchar la música en la calle, solamente hay que seguir su sonido, él te guiará hasta el lugar donde el baile y la alegría son el modo de vida de esta gente, pasamos una noche inolvidable para siempre.

Brasil-5

Brasil-3
Callejuelas de tiendas en Bahía
Durante nuestra estancia en Bahía conocimos a unos chavales de Barcelona que habían ido a pasar unos días allí y nos hablaron de un lugar del que nunca habíamos sabido hasta ese momento. Nos contaron que tenían pensado ir por libre a una pequeña isla al norte del país situada muy cerca de la costa. Un lugar sin calles asfaltadas, sin ningún tipo de vehículo a motor en el que solamente había pequeñas pousadas en las que alquilar un cuartito para pasar unos días de reláx a la orilla del mar. Un lugar donde por el día se estaba en la playa, disfrutando del sol y jugando al voley, y por la noche se montaban barecillos donde poder cenar en la misma arena y luego tomar unas copas y bailar hasta salir el sol......Una isla llamada Morro de Sao Paulo. No lo pensamos mucho y decidimos ir con ellos hasta allí.

Brasil-7
Atracadero de Valença
Nos levantamos temprano esa mañana y bajamos hasta la zona del puerto junto al Mercado Modelo desde donde salían los ferrys hacia la isla Itaparica. Recuerdo que desde la cubierta del barco pudimos observar a muchos pingüinos que rozaban la costa perdidos en su migración hacia la Patagonia Argentina. Este trayecto duró como una hora y media y al bajar negociamos una van que nos llevó por carreteras de tierra y rodeadas de selva hasta el atracadero de Valença, desde el que salían a todas horas lanchas que te dejaban en el apeadero de Morro. Desde el apeadero pasas caminando bajo un antiguo arco amurallado de la época colonial portuguesa desde el que comienza una larga y empinada subida, que bien puedes hacer andando o en burro al estilo de Mijas, y que da acceso al pueblo de Morro.

Nada más entrar por el caminito de arena vas viendo a ambos lados tienditas de regalos hechos a mano muy bonitos, al tiempo que vas pasando por distintos establecimientos donde te ofrecen la posibilidad de contratar diversas actividades en la isla. Uno a uno se van sucediendo pequeños barecillos donde poder degustar buenísimos desayunos, comer pizza, comida típica brasileña, o tomar un cafe con increíbles vistas al mar... si habéis estado en las Phi Phi en Tailandia es una imagen muy parecida.

Este agradable paseo te lleva en unos minutos hasta la orilla de la playa donde se extienden a lo largo de la misma las pousadas una tras otra, cada una de un color, unas con piscina, otras con pequeños y coloridos  comedores, y en todas ellas encargados que se ofrecen para mostrarte el interior de las habitaciones así como darte todo tipo de información acerca de precios de la estancia y posibles actividades.

Brasil-14
Pousada Grauça al inicio de la segunda playa
La mejor manera de ver cómo es la isla es subir a lo alto del faro, desde el cual se pueden divisar las cuatro  playas que rodean y dan vida al lugar, ordenadas y nombradas mediante números cardinales.Si te gusta la acción siempre puedes bajar desde lo alto del faro hasta la orilla de la primera playa en la tirolina permanente que hay montada, sobredosis de adrenalina para empezar la jornada.

Brasil-10
Praia Primera
Brasil-12
Praia Segunda
Brasil-19

Brasil-17
Praia Tercera
Brasil-15
Praia Cuarta
De día y de noche la vida se desarrolla alrededor de la primera y la segunda playa, pero si te quieres perder un poco y disfrutar de aguas color turquesa o dormir a la sombra de los cocoteros (pero con cuidado),  puedes recorrer la tercera y cuarta playas.
Brasil-24
Milho (pulpo) Cosido a la orilla de la playa

Os recomiendo una estancia mínima de dos noches para poder disfrutar al completo de este pequeño paraíso, pero deberéis de daros prisa pues como ocurre con muchas de estas joyas escondidas, está empezando a ser demasiado explotada.

Escrito por Julián Castillo

un ex-ingeniero industrial de 38 años y desde hace ya más de doce años profesor de formación profesional, enamorado hasta la médula de viajar y conocer mundo,  amante del buceo, la montaña, la escalada o cualquier actividad que descargue adrenalina, aprendiz de fotógrafo de viajes y desde hace muy poquito humilde escritor de blogs de viajes.


1 comentario: