Google+

sábado, 4 de agosto de 2012

Postales desde Cameron Highlands

Con un poco de retraso me pongo a escribir una breves notas de nuestro final en Malasia.
Día 28 de Julio. A las 10:30 horas de la mañana salíamos en furgoneta con destino a las Cameron Highlands, el precio por el transfer desde el puerto de Kuala Besut es de 60 riggits por persona y hay gran cantidad de agencias que te ofrecen ésta y otras posibilidades de traslado a puntos destacados de Malasia peninsular. Lo que no hay es bus regular a las Cameron.

A lo largo del camino vas abandonando poco a poco el entorno de selva tropical y te vas adentrando en el seno de un paisaje muchos más fresco y de bosque húmedo muy similar al encontrado en las zonas de Monteverde de Costa Rica.

Sobre la una de la tarde la furgoneta hizo una parada para comer e ir al servicio. Allí había una familia que, en un par de pequeños hornillos de fuego, tenían inmensas sartenes llenas de aceite donde cocinaban rollos de primavera y unas bolitas verdes a las que, una vez fritas, las sometían a un proceso de rebozado a base de tiras de coco. Este fue el menú del día, un par de rollizos y esas bolas verdes que resultaron ser un dulce típico de la zona y de sabor exquisito. Por tres riggits comimos los dos.

Continuamos nuestro trayecto hacia Cameron hasta las tres de la tarde, hora en que la gran cantidad de invernaderos y los campos de té que se sucedían uno tras otro junto a la carretera nos dijeron que estábamos a destino.



Hay dos zonas donde buscar alojamiento en las Cameron Highlands, Brinchang y Tana Ratah. Ambos lugares Se encuentran a lo largo de la carretera hacia Rigat, el primero en llegar es Brinchang, algo más pequeño y repleto de pequeños hoteles y guests house, así como de diferentes sitios donde poder comer. Tana Ratah, a unos cinco kilómetros es algo más larga y con algunas posibilidades más donde poder elegir comer, cenar o comprar , pero en esencia da lo mismo alojarse en uno u otro lugar, además el taxi para moverte de uno a otro punto cuesta solamente 8riggits. Nosotros nos alojamos en Brinchang, en concreto en el hotel Chua Gin, bastante recomendable en relación calidad y precio, tranquilo y muy nuevo, con wifi potente en todo el hotel, aire acondicionado y ventilador....ah! Y agua caliente para poder darte una ducha relajante.



Habíamos leído que la temperatura aquí de noche era muy fresca, pero nada que nos duros personajes de Albacete no pudieran soportar. Con los jerseys finos de entre tiempo que trajimos para los asesinos aires acondicionados de los transportes asiáticos, fue suficiente para no pasar nada de nocturno frío.

Dedicamos la tarde a descansar en el hotel, hablar con la familia por el súper Skype, y reservar la excursión del día siguiente a los campos de té, motivo de nuestra visita.

Era sábado por la tarde y salimos a dar una vuelta por Brinchang. Justo delante del hotel había unos puestecitos de comida con muy buena pinta, el motivo de esta especie de Food Court callejero era el Ramadán. Paseamos por los puestos pensando en que íbamos a cenar esa noche, mirando a uno y otro lado y comparando el tamaño de las brochetas, los olores y también los colores y la pinta de los dulces típicos......desde allí marchamos calle arriba en dirección al Night Market de los sábados y también lo recorrimos de arriba a abajo ojeando detenidamente los coloridos puestos de frutas, los carritos de miel, los vendedores de té, de comida, ropas o souvenirs. Había uno en el que vendían bolas de chocolate con frutas dentro.....nos sacaron de allí con los antidisturbios.....después de un rato por el mercado y con los jugos gástricos preparados, bajamos hasta los puestos de comida que vimos al comienzo, pero al llegar....... Ya estaba todo recogido y cerrado!! Y no eran ni las ocho!!. Tocaba KFC pero, ¡Qué demonios! nos encanta comer aquí.

A la mañana siguiente nos debían de recoger en el hotel a las siete y media de la mañana, de manera que con su ya conocida y exquisita puntualidad inglesa, vinieron a por nosotros sobre las ocho y cuarto, pero así es Asia señores, no hay estrés.... buen karma.... La excursión la elegimos con una de tantas empresas de tours que había en Tana Ratah, Adventure 1, una mañana en la que visitamos una de las principales factorías de té de Cameron "The Boh" con sus grandes colinas tapizadas de brillantes hojas de té y su factoría de secado y prensado de las hojas del té al estilo tradicional. Desde allí nos dirigimos hasta lo alto del monte Brinchang (Gunung Brinchang), para conocer algo más sobre la flora y fauna de esta región, hicimos un pequeño trekking por el Mossy Forest y para acabar visitamos una pequeña granja de fresas donde tuvimos la turistera oportunidad de recolectar nuestro propio almuerzo (a precio de turista eso si) y una granja de insectos, reptiles y mariposas que a un euro la entrada, no se podía pedir mucho más.



Campos de té de la plantación BOH.






Mossy Forest



Granja de fresas


Mariposus mariposoidius

Terminada la visita, buscamos un lugar donde comer en Brinchang, esta vez fue un pequeño local chino donde por unos cinco euros comimos los dos estupendamente,con cerveza Tiger gigante y helada incluida. Poco más dió de si la tarde, tomamos un taxi e hicimos una visita a Tana Ratah y de vuelta a Brinchang.

La mañana siguiente tocó madrugar de nuevo. A las ocho debíamos estar en la puerta del Hotel Brinchang, pues desde allí nos llevarían hasta nuestro autobús con destino a Kuala Lumpur. El ticket del bus lo sacamos aquí, en la planta baja del hotel que hace las veces de mini agencia de viajes y contratación de actividades, no es necesario ir hasta Tana Ratah. El bus sale a las ocho y media a escasos metros del hotel, y hay otro por la tarde. El bus, igual de cómodo que los de Melaka, con asientos súper espaciosos y muy cómodos. El precio, 35 riggit por persona.

A la una de la tarde estábamos de nuevo en Kuala Sentral Donde tomamos de nuevo el monorail hasta nuestro hotel en Bukit Bintang, muy cerca del hotel de los días de Kuala anteriores. En este caso le di el gustazo a Eva de cancelar la reserva que teníamos y elegir un hotel mucho mejor para descansar bien esa tarde, la jefa manda..... El elegido el Furama por 220 riggits. Habitación muy espaciosa y camas gigantes, planta 21 es decir no ruidos como había sido habitual hasta ese día y.......gimnasio!!! Después de un mes y medio sin nada de ejercicio me pegué una buena sesión de pesas que me han dejado con unas agujetas que apenas puedo escribir, pero me quité el monazo de no entrenar.......qué vicio.

Esa noche conocimos una calle muy bonita y recomendable en Kuala. Íbamos buscando un bar llamado Tapas y Pinchos, habíamos oído que estaba regentado por un español y se podía cenar comida española. Estaba en la calle Changkat Bukit Bintang,común cerca de nuestro hotel. Nos fuimos hasta allí pero lo encontramos cerrado, pero a cambio paseamos por esta calle repleta de locales muy bien decorados para cenar o tomar una copa..... Si quieres pizza vente aquí y, por supuesto, Happy Hour, la única manera de beber cerveza a precio medio normal en este país.... Fallo para Malasia y los musulmanes en general.

A dormir temprano pues a las seis saldríamos con destino a uno de mis lugares estrella del viaje.........KO SAMUI en el Golfo de Tailandia.

Ya os contaré, pero adelanto que Eva se quiere quedar a vivir por aquí.

¿ Qué resumen sacaría yo de las Cameron?

Bien, aquí se pueden venir a dos cosas.

- La primera es ver los campos de té, con lo cual el tiempo necesario es el que nosotros hemos estado, ni más ni menos, el día de llegada por la tarde, una jornada para ver todo, y al día siguiente, próximo destino.

- la segunda es venir a hacer turismo activo, para lo cual una semana es casi poco, hay trekking con muy buena pinta y sobre todo MTB, hay unas subidas y bajadas por entre los campos de té para estar todo el día dándole a la bici y la temperatura 21 grados y solecito.......genial.




V
-- Julián Castillo
Ubicación:Ko Samui

1 comentario: